BRIGADA ANTICORRUPCIÓN

Decenas de miles de ciudadanos se habían manifestado por el centro de Tel Aviv para protestar contra la corrupción en la vida pública pocas horas antes de que Netanyahu diera un giro radical al proyecto legal. El jefe de gobierno ha sido interrogado este año siete veces por la brigada anticorrupción. En primer lugar, en el llamado Caso 1.000, bajo la sospecha de haber recibido regalos de alto valor —como puros habanos Cohiba y champán rosado francés — de su amigo Arnon Milchan, un empresario multimillonario, a cambio de supuestas ventajas oficiales. Y también en el Caso 2.000, abierto tras una grabación que revelaba supuestas negociaciones encubiertas con el propietario de un periódico para obtener una cobertura informativa favorable a sus intereses.

A los 68 años, Netanyahu niega toda implicación en todos los casos que están siendo indagados. “No habrá nada [al final de las investigaciones] porque no hay nada”, suele argumentar en su defensa. El Likud, su partido, recuerda que seis de cada diez recomendaciones de la policía no suelen prosperar cuando llegan al Ministerio Público. La oposición replica que la norma recién aprobada ha sido diseñada para tapar los escándalos de corrupción pública, que representan memos del 1% de las investigaciones policiales abiertas.

Noticia Relacionada

EN ASIA

Los adolescentes están peleando su buena batalla en Asia Central Cada día se reúnen a escon....

RELATO DE UN MÉDICO

Él relata su sorpresa e indignación ante la persecución a los cristianos de comunidades rura...